Escribir, la afición oculta que se transformó en pasión

¿Recuerdas MSN Spaces? Ese sitio web que te permitía tener tu propio espacio en la web con una URL pública incluida, aunque algo larga… a fin de cuentas era un servicio gratuito, no se le podía pedir mucho. Te servía para mostrar al mundo lo que quisieras y compartir opiniones entre tus contactos, ya que, al ser parte de la plataforma estrella de Microsoft para el momento, MSN Messenger (que luego se convertiría en Windows Live Messenger), podías interactuar con ellos como si de una red social se tratara. Bueno, al menos esto es lo que recuerdo de esos momentos, hace aproximadamente 14 años.

Comenzó el boom de los “sitios web de dos columnas” hace casi dos décadas. Mientras eso sucedía yo soñaba con diseñar y crear mi propio sitio web, para lo cual en 2004, mientras el resto del mundo pasaba gran parte de su tiempo hablando en salas de chat con desconocidos, yo ya me había registrado en una buena cantidad de portales que ofrecían páginas web gratuitas (Terra, Galeón, Yahoo! Geocities, etc.), en ese momento ya diseñaba, así que podía personalizar un poco más mis ideas y darle un poco más de valor a mis “creaciones” en la web.

  

Descubriendo ideas por seguir

Para ese año, no conocía lo que era un weblog. Tuvo que ser al año siguiente al aceptar la invitación de un amigo para registrarme en un servicio beta de correo que ofrecía la nada despreciable cantidad de 1 TB de almacenamiento de forma gratuita, ¿su nombre? Xasamail (si bien recuerdo). En su interfaz me di cuenta que presentaban una suculenta y llamativa publicidad de un sitio web con nombre extraño que publicaba noticias sobre robótica, gadgets, informática y telefonía móvil… eran mis más grandes pasiones del momento, mi alma geek estaba apenas naciendo, al ver eso pensé inmediatamente que al fin podía enterarme de algo del misterioso mundo de los robots y la inteligencia artificial… sin pensarlo ¡hice clic!, sin duda alguna era algo muy parecido a eso que estaban llamando weblogs o blogs. La interfaz visual de su contenido era simplemente el mejor colirio para mis ojos, incluyendo la lectura de los artículos, fue como ver el paraíso… ¿nombre del blog? Xataka (si, siempre sospeché que su nombre estaba relacionado con el del servicio de correo).

La advertencia

En MSN Spaces yo solía publicar artículos noticiosos, me gustaba copiar el artículo que me interesaba y pegarlo en mi espacio, con su imagen inclusive, claro que la mayoría de ellos venían de Xataka. No sabía el significado de la palabra “plagio”. Hasta que llegó un día en el que recibí un comentario en uno de mis artículos de alguien muy importante para mi, alguien a quien comenzaba a admirar porque siempre veía su nombre como autor de varios artículos en Xataka. Fue nada menos que Julio Alonso, CEO de WeblogsSL, quien me dijo:

“es estupendo que coloques nuestras entradas en tu blog (…)”

pero a su vez me advirtió que debía colocar la fuente o dar el crédito al final de cada artículo, entonces pensé que “si, por supuesto que tenía razón, la gente (quizá) está creyendo que soy yo el que escribe y no es así”, de forma tal que modifiqué mis artículos y e hice lo propio con cada uno.

Encontrando la luz al final del túnel

Desde ese momento comencé a indagar en servicios de blogs, creándome una buena cantidad de ellos, ya que tenían una mejor y más cuidada estructura visual, comparados con los servicios gratuitos de páginas web. En poco tiempo conocí Blogger y WordPress, casi al mismo tiempo. Me quedé con WordPress desde el comienzo gracias a la combinación de la complejidad de sus opciones y su interfaz visual con su capacidad de personalización ofreciendo mayor variedad de temas y mucho más atractivos.

Inmediatamente tomé una decisión: quería crear un blog de tecnología, informática, gadgets y móviles, pero sin copiar y pegar, esta vez sería analizando la información que yo mismo investigara, confirmándola consultando otras fuentes y plasmando mis propios criterios. Así fue.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario