Mi primer encuentro con Adobe Photoshop 6.0… ¡en inglés!

Estaba yo, de 14 años, inmerso en mi felicidad, leyendo mis revistas favoritas de informática y cosas geeks. Siempre me gustaba revisar los discos (CD) que venían con ellas porque traían shareware y freeware, eran como juguetes para mi, asimismo leía la descripción de dichos programas que venían en las revistas para tener una idea de lo que hacían y luego proceder a instalarlos.

Traían de todo, desde editores de sonido, antivirus, utilidades, sistemas operativos enteros, organizadores fotográficos, entre muchas otras categorías. Pero dentro del shareware, vino algo que llamó mi atención desde el primer momento, se llamaba Adobe Photoshop 6.0, recuerdo que lo representaba un ojo dentro de una lupa, era una versión de prueba de 30 días, la desventaja: estaba en inglés, a pesar que decía “español” y aún así viniendo de España, porque la revista venía de allá.

Muerte y resurrección

A pesar que mis notas de Inglés en primaria siempre fueron superiores a los 19 puntos (20 es el máximo), no estaba preparado para el idioma, así que no lo sabía todo, además en mi 2º año de secundaria tuve el más largo fail+lag de mi carrera con respecto a una asignatura, pues en el 1er lapso mi nota en inglés fue de 03 (la máxima es 20), en el 2º lapso fue de 10 y en el 3º de 16, mi madre me ayudó a estudiar en el 2º lapso y de esa manera me recuperé. En los años siguientes todo volvió a la normalidad con el idioma, incluso en la universidad.

Pues, no me quedó más remedio que instalar Photoshop 6.0 en inglés, quería acabar con la curiosidad de saber lo que podía hacer con ese programa de diseño, ya que no tenía ningún tutorial o video al respecto… y nunca había hecho algún curso o algo parecido, así que comencé desde cero.

Préstame tu PC, voy a probar un CD

La herramienta de trabajo que usaba para todo era la PC del vecino, mi mejor amigo, ya que en mi casa éramos muy pobres y mi madre no tenía presupuesto para estar adquiriendo computadora. Así que iba todas las tardes y me quedaba parte de las noches desentrañando y tratando de entender para qué servían las herramientas en esa interfaz que se parecía tanto al Paint. Aprendí a diseñar de esa manera, lo primero que hice fue crear un rectángulo y un triángulo, luego aprendí a rellenarlos con color y pasados los días aprendí a darles otros efectos gracias al biselado, el sombreado, satinado, degradado y pare usted de contar.

¿No te vas a caducar?

Mi mayor sorpresa llegó cuando pasaron los 30 días y el programa no me enviaba avisos de vencimiento o de activación, simplemente lo ejecutaba y podía utilizarlo de forma normal, mi hipótesis: ¡el programa estaba completo! tal vez por eso estaba en inglés, un error procedimental en las oficinas de la revista había provocado tal situación. Así que me quedé con el programa completo… hasta que llegó un día en el que tuvimos que formatear la PC por unos errores y por lentitud.

Así comenzó ese camino que decidí y que quería recorrer, junto a la informática, mis dos pasiones.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario